El Blog de Raúl Romero

Miquel Barceló y su “Arca de Noé”

80 obras por toda la ciudad de Salamanca anuncian el VIII centenario de la Universidad.

Todo comenzó en 1218, año en el que fue inaugurada la Universidad de Salamanca y que ahora va a celebrar su octavo centenario. Miquel Barceló ha sido el autor del logotipo diseñado para dicha celebración –donándolo a la Usal-, inspirándose para su diseño en el rico patrimonio artístico y en el enorme repertorio iconográfico que posee la Universidad de Salamanca y más concretamente en el bestiario que adorna alguno de sus edificios más emblemáticos, como serpientes, dragones o elementos similares.

El logotipo entronca claramente con su obra y su universo creador. El edificio de las Escuelas Mayores dispone de un importante bestiario tanto en su fachada plateresca como en el interior y, particularmente, en los antepechos de los ventanales del claustro alto, ubicados en la parte de la Biblioteca General Histórica. Tampoco es ajeno a este particular mundo el repertorio iconográfico presente en el llamado “Cielo de Salamanca”, pintura mural de Fernando Gallego que cubrió la bóveda central de la antigua Librería universitaria en el siglo XV y actualmente puede contemplarse, aunque sólo una tercera parte de los 400 metros que se conservan del original, en una de las salas del Patio de Escuelas Menores.

Lo que ahora centra la atención cultural es la exposición de Barceló en la ciudad, “Miquel Barceló. El arca de Noé”, un recorrido inédito por 80 obras de los últimos 17 años, plasmadas en distintos edificios universitarios y en la Plaza Mayor que muestran la mutabilidad constante de la obra del artista mallorquín y una sorprendente riqueza formal e iconográfica.

La muestra, enmarcada dentro de los actos del VIII Centenario de la Fundación del Estudio salmantino, finaliza el primero de octubre y ofrece al espectador un recorrido inédito con piezas elaboradas en distintas técnicas (pintura, escultura, dibujo y performance) concebidas muchas de ellas en los últimos años cinco años, entre las que se encuentran algunas que nunca antes han sido expuestas. La relevancia de esta exposición es innegable, no solo por enmarcarse dentro de las actuaciones previstas para celebrar los 800 años de historia del Estudio salmantino, sino también porque se trata de la primera gran muestra institucional de Barceló en España, desde la comisariada en 2010 por Catherine Lampert para la Fundación La Caixa en Madrid y Barcelona.

Exposición concebida para cada espacio.

La muestra ha sido concebida pensando en los distintos espacios que iba a ocupar en la ciudad, de manera que el visitante recorrerá diferentes espacios de la ciudad de Salamanca en busca de las obras de Barceló, un mensaje evidente del compromiso que el Estudio salmantino ha mantenido con su ciudad a lo largo de sus ocho siglos de historia. En concreto, en la Sala de exposiciones Patio de Escuelas se presentan las obras más antiguas de la muestra, veintiséis acuarelas pertenecientes al conjunto realizado por el artista entre 2001 y 2003 para ilustrar la Divina Comedia de Dante Alighieri.

En la Hospedería Fonseca, por su parte, se expone un grupo de pinturas y obras sobre papel de gran formato, realizadas entre 2009 y 2016, que pueden dividirse en varios bloques: naturalezas muertas, con paisajes en los que las frutas y verduras flotan en espacios matéricos; pinturas blancas casi abstractas; pinturas de fondos marinos con formas luminosas que sugieren criaturas abisales; y pinturas en relieve de cabezas de animales que remiten al arte rupestre. Además, en la Hospedería Fonseca se incluyen también dos autorretratos: uno pintado sobre una piel de animal, que nos remite a ciertas imágenes budistas e hinduistas y que fue concebido tras un viaje al Himalaya; y uno perteneciente a otra serie de pinturas negras.

La pintura que da nombre a la exposición, El Arca de Noé (2014) se puede contemplar en la Capilla del Colegio Arzobispo Fonseca. Se trata de una obra de 4 x 6 metros de la serie de naturalezas muertas-paisajes, ya mencionada, que nunca antes había sido expuesta. El Arca de Noé “puede leerse como una metáfora de la pintura como aventura y tabla de salvación”, según el comisario de la exposición, Enrique Juncosa. Junto a ella, también en la Capilla, se exponen, además, 18 cerámicas que el artista mallorquín realizó, salvo una anterior, entre 2012 y 2016, de ahí que muchas de ellas sean aún inéditas.

La exposición se completa con varias esculturas monumentales realizadas entre 2009 y 2017 que se presentarán en distintos espacios de la ciudad. La más reciente de todas se ubica en el patio del Palacio de Anaya y está fabricada con un nuevo tipo de resina ligera. Su forma retoma un tema tratado anteriormente por el autor en sus cerámicas más pequeñas, con la realización de formas de macetas unas contra otras, obteniendo como resultado una ilustración de los procesos que las originan.

Elefante de bronce y el bosque de cerillas.

La Plaza Mayor de Salamanca es el escenario para apreciar el Gran Elefantdret (2009), una escultura que muestra a un elefante de bronce de siete metros de altura que parece mantener el equilibrio sobre el suelo solo con su trompa, y que ha sido expuesta en Barcelona, Madrid y Nueva York.

Finalmente, en el Patio de Escuelas Menores, se ubican14 Allumettes (2015), un bosquecillo de cerillas usadas de bronce que superan los tres metros de altura, y es la última de las esculturas de Miquel Barceló que se muestra en esta exposición. Además, y coincidiendo con la inauguración de la muestra, la exposición incluye una performance, La imagen fantasma, a cargo de Miquel Barceló, quien realizo una gran pintura con agua sobre una superficie que al mojarse se torna negra por unos segundos, en colaboración con el músico francés Pascal Comelade y con el actor Iván Telefunken.

La exposición “Miquel Barceló. El arca de Noé” se convierte en el gran preámbulo de los actos previstos con motivo de la celebración del VIII Centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca, prevista para el 2018. Esta efeméride ha sido declarada acontecimiento de Estado por el Gobierno de España, y su presidencia de honor corresponde a los Reyes de España.

 

Leave a Reply

*