El Blog de Raúl Romero

¡Y tú que te creías tan moderno…!

Hasta el próximo 5 de junio la Fundação Calouste Gulbenkian de Lisboa rinde homenaje al modernista portugués.

José Sobral de Almada Negreiros (Santo Tomé, 7 de abril 1893 – Lisboa, 15 de julio 1970) fue un pintor y escritor portugués. Nació en lo que entonces era la colonia de Santo Tomé y Príncipe, hijo del escritor António Lobo de Almada Negreiros y la mestiza Elvira Freire Sobral. En 1913 realizó su primera exhibición individual y en 1915 publicó varios de sus poemas en la revista de arte Orpheu. Su producción artística fue amplia realizando pinturas de caballete, murales, vitrales, dibujos y escenografías, así como novelas, obras de teatro y poemas. Un artista –total- clave para el arte moderno portugués, influenciado por el cubismo y, principalmente, por el futurismo.

“Esto de ser moderno es como ser elegante: no es una manera de vestir sino una forma de ser. Ser moderno no es hacer una caligrafía moderna, es ser el legitimo descubridor de la novedad”. José de Almada Negreiros, conferencia de diseño, Madrid en 1927.

En 1873, el poeta Rimbaud tenía el lema: “Hay que ser absolutamente moderno”. Almada Negreiros rechaza el modernismo como una moda. Para él, el modernismo era la afirmación de la condición autónoma del artista, su responsabilidad. Almada catalizó la vanguardia artística de la década de 1910 y reclamó una fuerte presencia en el arte a lo largo del siglo XX. Con una vasta obra muy diversa se mantuvo, sin embargo, en temas recurrentes, con intervenciones públicas constantes a través de conferencias y múltiples manifiestos que escribió a principios del siglo XX en los que equiparaba al artista con el arte y el ambiente de “modernidad”. Su doble concepción arte-artista, la unidad autodidacta y las circunstancias de su tiempo le llevaron a trabajar en varios lenguajes y medios artísticos, absorbiendo y reinterpretando diferentes estímulos. La obra del portugués muestra la compleja condición, experimental, contradictoria e hibrida de la modernidad. La exposición que ahora se puede ver en Lisboa está organizada en siete centros de la Galería principal y otra en la Galería de la planta baja que invitan a un recorrido por los temas clave en la obra del artista. Son núcleos fluidos y comunicados que se ayudan a establecer un orden visual, aunque no pretende contener.

Comisarias: Mariana Pinto dos Santos Ana Vasconcelos.

Autorretrato | “¡Mis ojos no son míos, son los ojos de nuestro siglo!”.

(Clic para ver fotos)

Almada explora continuamente el autorretrato, poniendo especial énfasis en la representación de sus ojos, que eran también referencia central en su escritura. En K4 El Cuadrado Azul (1917) dice «mis ojos son focos para vigilar el infinito”, en el poema «O Menino d’Olhos de Gigante» (1921) el título se refiere de nuevo a los ojos enormes, y en A Invenção do Dia Claro (1921) escribe: “¡Miren bien mis ojos, no son míos, son los ojos de nuestro siglo!”. Esa característica física se convirtió en la mayor metáfora: los ojos sirven para devorar el conocimiento del mundo, apropiándose y transformando el arte. Los ojos desproporcionados significaban la capacidad de admirar maravillas, y esa ingenuidad voluntaria, como lo llamó Almada, es parte de la gran demanda de la vanguardia de principios del siglo XX y el modernismo. Su modernidad le permitía mirar atrás con una mirada libre de prejuicios acumulados por siglos de historia. La representación de estos ojos expresan la actitud moderna, la afirmación de la libertad del artista, y la representación de la historia sin convencionalismos.

Gestos | Movimientos | Caras

(Clic para ver fotos)

“El autor de estas páginas también diseña y no sabe expresar en palabras la extraordinaria impresión que recibe siempre que copia el perfil de cualquier persona. La naturaleza es tan compleja para cada uno, que nos vemos obligados a no poder aceptar el lugar donde la sociedad nos pone. A través de los siglos, una línea única e incesantemente seguida acaba por hacernos inimitables a cada uno. Esa línea pasa ahora desde la frente alta hasta debajo de la barbilla, y en ocasiones recuerda a la de otros, pero no es transferible.” José de Almada Negreiros, nombre de guerra, 1925.

En diversas reflexiones artísticas y políticas, en conferencias y ensayos, Almada sostiene que la universalidad humana y la vida colectiva dependen del reconocimiento particular de cada uno. En la producción artística de Almada, la traza de caras y cuerpos también ha demostrado a través de la experimentación, más allá de la representación de la retratado: el dibujo de gestos y movimientos fue pretexto para quienes exploran la oscilación, la contorsión y la flexibilidad de la línea sinusoidal, y en otros casos, jugar con la fragmentación de la representación geometrizada, o para expresar por medio de un lenguaje a veces realista y a veces neoclásico.

Saltimbanquis | El circo

(Clic para ver fotos)

El circo era un tema particularmente querido por los artistas de principios del siglo XX, tanto en la escritura y la pintura. Los acróbatas eran figuras pobres, nómadas, populares, al margen de la sociedad, y tenían por misión su entretenimiento, caricaturizados. Los artistas los eligieron como insignias desnaturalizadas, haciendo que exageraran la humanidad que querian representar por oposición al simbolismo, al naturalismo y el retrato de la alta burguesia que caracterizaba gran parte de la pintura del siglo XIX. Entre los acróbatas estaban los personajes de la Comedia del Arte, teatro nacido en la Italia asociada al Carnaval del siglo XVI, en la las figuras enmascaradas representan las emociones en lugar de los propios personajes. Pierrot, Arlequín, Columbine y Pierrette son recurrentes en los diseños, pinturas y textos de Almada Negreiros, permitiéndole representar un resumen de las relaciones humanas, el estado del arte y la propia condición del artista.

 

ARCO Lisboa, capital del fado y la luz.

La segunda edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO Lisboa se celebrará en la capital portuguesa del 18 al 21 de mayo 2017 para convertirla en uno de los “focos artísticos más atractivos de Europa”. Este objetivo fue revelado por el director de Ifema -que organiza tanto ARCO Lisboa como ARCO Madrid-, Eduardo López-Puertas, en la presentación de la próxima edición de la feria, realizada en la Casa da América Latina del barrio lisboeta de Belém.

ARCO Lisboa es la primera feria con este sello realizada fuera de España y volverá al recinto de la Cordoaria Nacional como una “oportunidad única de descubrir nuevos nombres y talentos y de convertirse en una plataforma de difusión internacional de arte”, resaltó López-Puertas. En la edición de este año participarán 58 galerías de 13 países, de las cuales 50 integran el programa general de las exposiciones y ocho el nuevo programa ‘opening’, dedicado a galerías jóvenes con menos de siete años de existencia. De esas 58, 23 son portuguesas y 14 españolas, lo que hace que la ‘península Ibérica esté bien representada’ entre otras participantes extranjeras.

Para el director de Arco, Carlos Urroz, esta feria ‘no sólo creció en tamaño, también en la calidad de sus contenidos, respetando siempre las características que la convierten en una feria única‘. López-Puertas recordó también ‘la excepcional afluencia de visitantes a la feria del año anterior‘, que llegó a las 13 mil personas cuando sólo esperaban 10 mil, lo que lleva a creer que esta segunda edición tendrá incluso ‘más éxito”.

Foto portada cortesía: “Sin título“. Estudio para frescos de la estación marítima del Conde Obidos Rock, 1946. Firmado y anticuado, José de Almada Negreiros. Grafito sobre papel, 50 x 50 cm, Colección privada en depósito en el Museo Calouste Gulbenkian – Modern Collection.

 

Leave a Reply

*