Artículos | Articles

Abstracto, lo que se ve dentro de sí mismo

Vamos a situarnos. Hace cien años un tal Wassily Kandinsky “rompe” moldes. Libera el color, da fuerza a las formas geométricas, inicia la vanguardia de la pintura abstracta. Fue el primero en pintar un cuadro totalmente abstracto, un estilo muchas veces poco comprendido y mal valorado. Él mismo dijo “no todo el arte abstracto es bueno, al igual que no lo es todo el arte figurativo si éste no nace de una necesidad interior“.

El arte abstracto se ama o se rechaza, pero siempre es más fácil de entender y apreciar cuando se sabe qué es más allá de una escueta definición superficial; la abstracción es el acto y el resultado de abstraer (del latín abstrahĕre: extraer, resumir lo más sustancial). Abstracto es un adjetivo que califica lo que no se puede percibir directamente a través de los sentidos, aquello que excluye lo concreto y se aleja del aspecto exterior de una realidad. Indefinido, general o conceptual.

en_flor homenaje_a_miro filigrana

 

 

 

 

 

 

 

 

Esa fase la vivió Romero. Y esto es prueba de ello. Después de una etapa figurativa se alejó de la mímesis de la apariencia externa, pintó –en témpera y óleo-, su realidad. Abstracción parcial y absoluta. Sin rastros reconocibles pero manteniendo sus referentes experimentales. Tal vez la única referencia de realidad para nosotros sea el título de las obras (“Exorcismo”, “La mirada azul”, “Homenaje a Miró”, “Enmascarada”…), el énfasis en la propia expresividad de los elementos esenciales del arte y su organización, y en los materiales y procedimientos técnicos que adquieren un significado propio.

Una forma de captar la realidad, alejándose del método figurativo, Raúl Romero recrea la ilusión de la realidad (in)tangible y nos aleja de las apariencias externas, tal vez como consecuencia del deseo de evasión de sus crisis o por un desorden social y personal del cual quería evadirse. Manifiesta perplejidad e impotencia en su contexto histórico. Como resultado, el ansia de representación de lo absoluto. Una vuelta a la esencia del arte con elementos limitados y constantes que los que se pueden encontrar en la realidad, la creencia de que el arte no se podrá identificar con otra realidad que no sea el propio arte o el anhelo utópico de crear y comunicar a través de un lenguaje visual universal.

rosado_i abstracto_la_catedral el_ojo_que_todo_lo_ve

En esta obra –igual que le ocurría a Kandinsky, no hay fraude. Él sentía los colores, disfrutaba de los cuadros. “En general el color es un medio para sensibilizar directamente al espíritu. El color es la tecla. El ojo es el martillo. El alma es el piano. El artista es la mano que, con una u otra tecla hace vibrar el espíritu del ser humano”. Un modo de expresión mirando hacia dentro de sí mismo, muchas veces un grito, con una gran belleza interior y con una fuerza explosiva. ¡Disfrutadlo!.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.