Artículos | Articles

El arte del Vaticano online | Prodigiosa belleza

Dice el actual Papa Francisco en su libro “La mia idea di arte” (Editado por por Tiziana Lupi, Mondadori, pp. 9-11) que “El arte, además de ser un testigo fidedigno de la belleza de la creación, es también un instrumento de evangelización. /  Fijémonos en la Capilla Sixtina: ¿qué hizo Miguel Ángel? Una obra de evangelización. Al igual que las catedrales medievales: el catecismo estaba en las esculturas de piedra, la gente no sabía leer pero observaba las esculturas y aprendía. La Iglesia siempre ha usado el arte para demostrar la maravilla de la creación de Dios y de la dignidad del hombre, creado a su imagen y semejanza, así como el poder de la muerte, y la belleza de la resurrección de Cristo, que hace renacer un mundo afligido por el pecado. La belleza nos une.”

La cita es textual, y continua diciendo: “Los museos deben acoger las nuevas formas de arte. Deben abrir de par en par sus puertas a las personas de todo el mundo. Ser un instrumento de diálogo entre culturas y religiones, un instrumento de paz. ¡Estar vivos! No deben ser polvorosas colecciones del pasado sólo para los “elegidos” y los “sabios”, sino una realidad vital que sepa custodiar ese pasado para contarlo a los hombres de hoy, comenzando por los más humildes, y así, todos juntos, con confianza, disponernos al presente y también al futuro. El arte tiene en sí una dimensión salvífica y debe abrirse a todo y a todos, y ofrecer a todos consolación y esperanza. Por este motivo, la Iglesia debe promover el uso del arte en su obra de evangelización, mirando al pasado pero también a las numerosas formas expresivas actuales. No debemos tener miedo de encontrar y utilizar nuevos símbolos, nuevas formas de arte, nuevos lenguajes, incluso los que resultan poco interesantes para quien evangeliza o para los curadores y que, en cambio, son importantes para las personas, porque saben hablar a las personas. Por esto, hace algún tiempo, algunos sin techo de Roma visitaron los Museos Vaticanos y pudieron admirar la Capilla Sixtina. Los Museos Vaticanos son la casa de todos, sus puertas siempre están abiertas a todos.

Si quitamos a los pobres del Evangelio, no se entiende nada. Por tanto, ¿por qué no deberían entrar en la Capilla Sixtina? ¿Acaso porque no tienen dinero para pagar la entrada? Me han criticado por esto, lo sé, como también se me ha criticado por haber puesto duchas para los pobres debajo de la columnata de Bernini. Repito: los pobres están en el centro del Evangelio, no debemos olvidarlo jamás.”

Toda una declaración de intenciones del Papa que el Vaticano aprovecha para explicar cual es la misión de sus museos, y parece que lo cumple. Al menos en la nueva página web de los Museos Vaticanos que se ha inaugurado esta semana -un prodigio de belleza en sus contenidos- no hay precedentes en la red: trece mil páginas en cinco idiomas, incluido el español, con miles de imágenes fotográficas y multimedia. Los Museos Vaticanos, en plural, porque se trata de un complejo de colecciones distintas y todas extraordinariamente importantes : egipcias, etruscas, griegas y romanas, cristianas, epigráficas, hasta llegar a la pintura de los varios siglos y al gran Renacimiento de Rafael y Miguel Ángel, con las “Estancias” y la Capilla Sixtina. Además, las artes decorativas, las colecciones etnológicas, las colecciones históricas, las carrozas y las berlinas papales hasta llegar al arte moderno y contemporáneo.

El trabajo ha requerido tres años, y la nueva página (www.museivaticani.va) contiene ya las 4.000 principales obras de arte del Vaticano, y continuara ampliando su contenido hasta llegar a las 20.000. Un privilegio para los sentidos, porque a lo largo de las secciones o pieza a pieza, el premio final de recorrer la web esta en observar desde tu propio ordenador la Capilla Sixtina. Y no hace falta ir a Roma.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.