Artículos | Articles

El “Destino” de Salvador Dalí & Walt Disney

Destino”, una historia de amor inacabada. O como dijeron los autores “la exposición surrealista de un problema común en la vida como es el laberinto del tiempo. Una historia simple sobre una joven en búsqueda del verdadero amor”. Se trata del trabajo conjunto entre Walt Disney y Salvador Dalí. Un cortometraje realizado por dos genios que decidieron dar forma en una noche de fiesta, allá por 1945, en casa de los Warner, mezclando casualidad, alcohol y mucha imaginación. La música fue compuesta por el mexicano Armando Domínguez e interpretada por la cantante Dora Luz. Una obra inigualable, de una belleza visual como posiblemente no haya en la historia.

Este cortometraje, que se fraguó durante ocho meses tras largas jornadas de trabajo, discusiones y diferentes puntos de vista, entró en un proceso de estancamiento. Los numerosos problemas financieros de aquella época (acabada la II Guerra Mundial) hicieron que el cineasta optara por abandonar el cortometraje y éste no vería su producción finalizada hasta el año 2003. Con guión de John Hench y dibujos de Dalí, se trabajó en el corto desde finales de 1945 a 1946 pero no se pudo retomar el proyecto hasta el nuevo milenio y con el estreno de Fantasía 2000, el sobrino de Walt Disney, Roy E. Disney, rescató de los bocetos e indicaciones esquematizadas que dejó Dalí (unas 15 pinturas, 135 bocetos y numerosos dibujos) un surrealista e inacabado relato animado de tan solo 18 segundos de magia. Cuestiones del destino, título original.

Dalí y Disney. Dos genios, dos egos, encontrados. La obsesión por el amor hacia la figura de la mujer. ¿Un paisaje o una mujer perfectamente integrada?. Ya desde el primer fotograma podemos corroborarlo. La historia trata de una anónima muchacha en busca del amor, donde su hombre ideal no se encuentra en este mundo ni es de este tiempo, idolatrando la posibilidad de poder llegar hasta él, persigue un camino inexplorado y lleno de vertiginosas metamorfosis en el cual no le queda más opción que adaptarse a un entorno, convertido en surrealista, para seguir avanzando. Capaz de perturbar hasta las entrañas de una rocosa escultura, provoca el despertar de un Dios atrapado en el tiempo que nunca consiguió dirigir. Cronos, atrapado por las manecillas que maneja un reloj que se derrite, se despoja de sus corazas sabiendo que el tiempo es un elemento indomable y que no le será tan fácil unir la línea del espacio y el tiempo para llegar hasta tan bella dama y conquistar así su corazón.

Simplemente, disfrutadlo.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.